Trucos para evitar la piel seca en invierno

Evitar la piel seca en invierno, ya no va a resultar ningún problema. Porque es cierto que cada temporada tiene sus cosas buenas y otras que no lo son tanto, pero en invierno con las bajas temperaturas sufrimos un poco más. Tanto es así, que necesitamos echar mano de algún truco para recuperar la hidratación.

Por lo que hoy nos hemos puesto las pilas y te vamos a mostrar cómo evitar la piel seca. Verás como cada uno de los trucos nos ayudarán a prevenir esa sequedad y ese toque tan apagado que puede presentarse en nuestro cuerpo. ¡Toma buena nota de todo lo que tenemos para ti!.

Hidrata la piel todos los días

Aunque te dé la sensación de que usas todos los medios posibles, seguro que no es tanto. Por ello, nada como optar por las cremas hidratantes una vez que salgamos de la ducha. Pero es que además, podemos elegir todos esos limpiadores de rostro o bien, jabones que contengan aceites, porque nos darán una ayuda extra para nuestro problema. Necesitamos darle suavidad a la piel y con la hidratación lo vamos a conseguir.

Evita las duchas de agua muy caliente

A todos en invierno nos gustan más las duchas de agua caliente. Pero en este caso no son nada aconsejables para la piel. Porque van a resecarla mucho más de lo que pensamos. Lo mejor es optar por agua no tan caliente y verás cómo la piel no se va a secar tanto.

Protégete de los agentes externos

Cada vez que salgas a la calle, debes protegerte de las inclemencias del tiempo. Ya que las bajas temperaturas así como la humedad son las encargadas de apostar por la sequedad. Así que, usa las prendas necesarias como bufandas y guantes pero además, no te olvides de las cremas hidratantes antes de salir y como no, de la vaselina o barra de cacao en los labios.

Una buena alimentación

La necesitamos cada temporada, pero en invierno todavía más. Hay que seguir un estilo saludable de vida bebiendo unos dos litros de agua, pero además, tomando bastantes antioxidantes y vitamina C. Recuerda que las frutas así como las verduras son siempre una buena base para nuestra salud y nuestra piel.

Cuidado con la lana

Sin duda, las prendas de lana son básicas en el invierno. Pero en este caso, hay que recordar que siempre es mejor que no lleguen directamente a nuestra piel o bien, el evitar la fricción. Porque al estar la piel más sensible, todavía se puede dañar un poco más. Opta por el algodón y verás el cambio.