Cómo es el rodillo de Jade, uno de los secretos de belleza más antiguo del mundo

El rodillo de Jade es uno de esos utensilios que data del siglo VII. Lo solían usar las emperatrices chinas, quienes como sabemos, fueron las pioneras de esos secretos de belleza que se han ido extendiendo a lo largo de todos estos años. Sin duda, en este caso, los beneficios son bastante importantes.

Por eso, el rodillo de Jade es uno de los más demandados. Podemos decir que el Jade es un mineral y como tal, tiene un gran poder en la belleza. Aunque también es cierto que se puede usar para hacer diversas joyas. Hoy sabrás todos sus poderes para tu piel. ¡No te los pierdas!.

Qué es el rodillo de Jade

Siempre hay que comenzar por el principio y en este caso, nos quedamos con la definición de lo que es realmente el rodillo de Jade. Este es una piedra que como tal, tiene ciertos poderes curativos para la piel. Se ha usado a lo largo de los siglos con el fin de la pureza así como espiritualidad. Así que, ahora llega en forma de rodillo, con las piedras colocadas en sus extremos. De este modo, sirve para poder darnos masajes por todo el rostro pero también por la parte del cuello.

Cuentan con una piedra Jade de unos 4 centímetros de largo. Como bien indicamos tiene dos piedras, así que, dos acabados. La más grande es para las zonas amplias y la pequeña, para lugares de acceso más complejo como pueden ser la zona de los ojos. Como está siendo de nuevo toda una revolución, también hay algunos que presentan unos acabados rugosos, para un masaje mucho más intenso.

Cómo se usa el rodillo de Jade

Como viene a ser un masaje, lo mejor es hacerlo cuando tenemos tiempo y la piel preparada. De ahí que la noche sea siempre el momento idóneo. Así que, lo mejor es llegar a casa y eliminar todo el maquillaje con nuestra rutina facial de cada día. Una vez que la piel está limpia y que hemos aplicado la crema, entonces llegará el momento de usar el rodillo de Jane. Gracias a él, las cremas se absorberán mucho mejor. Además, puedes guardarlo en frío, ya que un masaje de este modo, siempre activará la piel, así como la circulación de la misma. Seguro que no te podrás resistir a darte un masaje, a relajarte durante unos minutos y a ver sus efectos en la piel. Tonificarás todo el rostro, mientras te dedicas un tiempo para ti. ¿Qué más podemos pedir?.