Errores a evitar en la compra de hipoteca

¿Estás pensando en comprarte una casa pero para ello tienes que pedir una hipoteca? Hoy te muestro los errores que más se cometen en la compra de hipoteca, para que no te precipites al firmar sin haberlos tenido en cuenta. Son los siguientes:

28B

  1. Descartar las ofertas online. Aunque la banca online poco a poco está expandiéndose aún hay personas que no se fían de estos tipos de bancos ya que prefieren tratar físicamente con la persona. Hacer esto es incurrir en un error dado, ya que, los bancos online son los que proporcionan la información más completa y transparente sobre sus productos y las hipotecas online suelen ofrecer intereses muy competitivos, con lo que estamos perdiéndonos una de las mejores partes de la oferta del mercado.
  2. Escoger hipoteca fijándose solo en el diferencial. Lo que vamos a pagar cada mes de hipoteca no solo depende de los intereses sino también de factores como las comisiones y los productos vinculados de manera que, en ocasiones, una hipoteca de bajo interés puede salir más cara que una de interés más alto. Es aconsejable entonces preguntar al banco por todos los gastos, comisiones y productos vinculados, y retirarnos unos días a calcular. el-tipo-fijo-en-las-hipotecas-no-consigue-triunfar-ni-con-ofertas-por-debajo-del-2
  3. Quedarse con la primera oferta que nos hagan. Gracias a los comparadores de hipotecas online, es posible saber qué bancos te concederán hipoteca sin salir de casa y estos te dará además la posibilidad de obtener al menos 2 o 3 ofertas para poder comparar.
  4. Quedarse sin ahorros tras dar la entrada. En general, los bancos solo financian hasta el 80% del precio de compraventa de una vivienda, y el cliente debe tener dinero ahorrado para cubrir el otro 20% así como un 12% adicional destinado a gastos (tasación, gestoría, notaría, impuestos…). Muchas personas se quedan con cero ahorros tras dar este 32% resultante, lo cual no es para nada aconsejable dado que se quedan sin recursos ante posibles imprevistos.
  5. No tener clara nuestra capacidad de pago. El Banco de España recomienda que la cuota mensual de la hipoteca no supere en ningún caso el 35% de nuestros ingresos. Por ejemplo, si cobramos 2.000 euros mensuales, la cuota no debía superar los 700. Pero además, hay que tener en cuenta que el Euribor se encuentra en mínimos históricos, alrededor del 0,5%, y es más necesario que nunca realizar cálculos para asegurarnos de que podríamos seguir pagando también si el Euribor cotizara al alza. Dado que el Euribor ha llegado a alcanzar valores por encima del 5%, es recomendable realizar cálculos de nuestra cuota con valores del 3% y del 4%.