Tres señales que marcan el comienzo de la infección urinaria

Se dice que más del 65% de las mujeres, tendrá a lo largo de su vida una infección urinaria. Es algo bastante habitual aunque no por ello siempre es muy llevadero. Lo cierto es que resulta un proceso incómodo, donde dependiendo del caso el dolor y las molestias se pueden acentuar un poco más.

La infección urinaria es por culpa de los microorganismos. Ellos se instalan en el tracto urinario y como resultado, nos dejan la temida infección. Aunque también debido a las relaciones sexuales, puede darse con más frecuencia un problema como éste. Sea como fuere, hoy te descubrimos tres señales que marcan el comienzo de la infección.

Aumento de la frecuencia de orinar

Uno de los grandes síntomas es éste. La frecuencia de orinar será de los primeros síntomas que vamos a notar. Eso sí, es cierto que en otros momentos de nuestra vida como en embarazos, también lo notaremos. Pero cierto es que si sabes con certeza que no estás esperando un bebé, ésta será la causa. Cada 10 0 15 minutos irás al baño. En ocasiones puede ser que sea más las ganas pero al llegar apenas orinarás. Porque la infección ya no deja que vayamos al baño de una manera habitual.

El escozor otro de los síntomas de la infección urinaria

Suele ir en conjunto con el síntoma anterior. Porque al intentar ir a orinar, notaremos un escozor que se combina con una sensación de quemazón. Además, si vemos que la poca orina presenta un color un tanto turbio así como restos de sangre, entonces no hay duda que estamos ante este tipo de infección urinaria. Las molestias son frecuentes y en la mayor parte de los casos siempre se dan, en mayor o menor intensidad. Por lo que siempre es bueno actuar cuanto antes para que no vaya a más. Es el momento de acudir al médico o a la farmacia para que puedan darte algún tratamiento que alivie estos síntomas.

Picor vaginal

Además del dolor que se puede presentar en esta zona, es cierto que también podremos notar un cierto picor vaginal. No es picor realmente porque se va combinando con el escozor que antes mencionamos. Además, notaremos cómo la vulva se va enrojeciendo. Sin duda, los síntomas que estamos viendo son de lo más concretos, por lo que no dejan duda de que existe la temida infección. En otros puntos de la misma, también puede aparecer con una poca fiebre o escalofríos, así como dolor en la zona lumbar. Pero esto ya indicaría que la infección ha llegado hasta la zona de los riñones.