El peligroso motivo por el que tu mascota nunca debe lamer tu cara

Cuando tenemos una mascota, le pillamos un cariño que no se puede ni definir con palabras. Así que como tal, jugamos con ella, la cuidamos y le damos mucho cariño. Una parte de ese cariño puede ser en forma de besos. Pero lo cierto es que debes conocer algo sobre este gesto tan especial en nuestra vida y es el motivo por el cual tus mascotas no deberían lamer tu cara.

Llegamos a casa y ahí está siempre esperando. Intentamos saludar a nuestra mascota y corre feliz a darnos la bienvenida. Pero, ¿de qué manera?, pues con algunos lametazos en nuestro rostro. Algo que hasta nos hace sentir más queridos y felices, pero lo cierto es que tras este gesto, también se oculta algo que debes conocer y que ahora, te contamos.

¿Qué significa que las mascotas nos laman la cara?

Pues como venimos comentando, es un gesto de cariño. Nos echan de menos y es su forma de expresarlo. Tanta alegría acumulada, se verá reflejada en esos saltos, movimientos de cola y como no, lametazos. Por lo que además de demostrar el afecto con ello, también es una forma de protegernos. Sea como fuere, es algo que a todos nos encanta, pero porque no sabíamos lo siguiente.

Por qué tu mascota no debe lamer tu cara

Llegamos el punto clave de hoy. Tus mascotas no deben lamer tu cara, porque a pesar de que nosotros controlamos su comida, es cierto que no siempre es así. Que pueden comer algún tipo de basura o husmear en ella sin que nos demos cuenta. Por lo que la salud bucal no es tan exhaustiva como la que solemos tener nosotros.

Así es que por ello, si nos lamen, nos pueden estar transmitiendo algunas bacterias. A priori puede que no sea nada grave, pero nunca lo sabemos. Decimos esto porque se han dado casos que sí realmente lo han sido. No sería el primer caso de que la mascota le pasa a su dueño la tuberculosis. En otros casos, pueden pasarnos algunas enfermedades de las encías como la gingivitis.

Si tienes algún grano o herida en tu rostro y ellos te lamen, también puede hacer que se infecte. Pero es que además, hay casos de intoxicaciones de tipo alimenticio como la ‘Salmonella’. Esto se contagia a través de su saliva. ¿Por qué motivo?, pues por lo que hemos comentado antes, que no siempre estamos pendiente de todo lo que se lleva a la boca nuestro perro. Así es que, si nos despistamos y toma cosas en mal estado, las bacterias no pararán hasta propagarse.