Cómo encarar una dieta escandinava

La dieta escandinava es otra de las grandes opciones para perder peso y mantenerlo. Es cierto que antes de comenzar cualquier tipo de dieta, siempre es aconsejable acudir al médico. Aunque en este caso se dice que es casi tan saludable como la dieta mediterránea, que tiene ya su público y no es para menos.

Según parece, fue en el año 2004 cuando se habló por primera vez de la dieta escandinava. Llegó de la mano de unos grandes chef que pusieron de moda la nueva cocina de estilo nórdico. Se consumen menos azúcares así como grasas pero sigue leyendo porque bien merece tu atención.

Qué es la dieta escandinava

Como bien hemos mencionado, se trata de una manera de comer muy saludable. Con la que perderemos peso pero además, no lo recuperaremos. Una buena noticia, porque todos los que hemos hecho dieta, siempre hemos tenido miedo del efecto rebote. Por eso, cuando se siguen estilos saludables, no hay por qué temerlo. En esta dieta tanto los vegetales como los cereales integrales, las frutas, los pescados o los huevos y legumbres serán básicos en tus platos. Además, también introduce carnes magras y queso. Lo mejor es optar por alimentos frescos, de temporada y decir adiós a los procesados.

¿Qué alimentos puedo comer en la dieta escandinava?

Los hemos comentado un poco por encima pero desde luego, si quieres saber un poco más sobre este estilo de vida saludable no debes perderte lo que sigue. Dentro de los vegetales podrás tomar los de hoja verde así como remolacha, pepino, coles y como no, el brócoli. Entre las frutas más consumidas nos quedamos con los arándanos y los frutos rojos, manzanas o peras. Ya que en estos lugares no toman tanta fruta como puede aparecer en la dieta mediterránea.

En cuanto a las legumbres, podrás tomar un puñado de lentejas así como garbanzos o judías. El centeno y la avena también son fundamentales cuando hablamos de cereales. Mientras que para los pescados tendremos más variedad como el bacalao, salmón o la caballa entre otros. Claro que si eres más de carne, también podrás seguir esta dieta comiendo cerdo, ternera o cordero. El queso crema desnatado así como el yogur también son unos postres perfectos y sin añadir más calorías.

Beneficios principales de la dieta escandinava

Por un lado, tenemos como beneficio principal la pérdida de peso. Porque como vemos, no cuenta con azúcares ni tampoco con grasas que solo hacen añadir más kilos sin que sea de forma saludable. Gracias a que integra alimentos con Omega 3 y Omega 6, hay que decir que es perfecta para mantener a raya las enfermedades de tipo cardio-vascular. Reducirás los niveles de tu presión arterial gracias a los antioxidantes de las frutas así como el potasio de los cereales. Te sentirás mucho más sano gracias al aporte de vitaminas y minerales así como proteínas.