Los súper beneficios del amaranto y cómo utilizarlo

Seguro que has escuchado hablar del amaranto. Tanto si es así como si no, no te podrás perder todo lo que tenemos hoy para ti. Información muy valiosa para ti y para tu salud. Porque estamos ante una de las plantas, que nos dejan unas sabrosas semillas y llenas de propiedades nutricionales a tener en cuenta.

Pero es cierto que no solo las semillas serán vitales, sino que también las hojas de la planta en cuestión, son muy usadas como vegetales. Por lo que el amaranto es aprovechado en numerosas partes. Hoy te hablaremos de todos los beneficios que tiene para nosotros y como no, cómo usarlo en nuestro día a día.

Qué es el amaranto

Como bien hemos comentado, se trata de una planta con gran valor nutricional. De hecho, fue en Estados Unidos donde se le ha considerado como el mejor alimento de origen vegetal. Su planta puede tener más de 3 metros de altura. Además, podremos descubrir más de 800 especies de dicha planta y con diferentes características cada una. Cada planta cuenta con una serie de flores y dentro de ellas están las semillas con las que se elaboran tanto harina como cereales.

Beneficios del amaranto

  • Se trata de unas de las grandes fuentes de proteínas. El contenido es más alto que en otro grano cualquiera.
  • Una gran fuente de minerales (calcio, hierro, fósforo…) así como de las vitaminas C, B, A, B1, B2, B3.
  • Si estás buscando una fuente de ácido fólico, en el amaranto la encontrarás.
  • Se dice de él que previene el cáncer de colon.
  • Nos ayudará a bajar de peso, gracias a su alto contenido de proteínas, fitonutrientes y fibras.
  • Previene y trata enfermedades del corazón así como la hipertensión.
  • Al contar con un nivel alto de hierro, es perfecto para prevenir las anemias.
  • También previene y ayuda a controlar enfermedades como la osteoporosis.
  • Además, retrasará el envejecimiento y la aparición de arrugas.

Cómo usar el amaranto

  • Puedes usarlo en lugar del arroz. Para ello, recuerda añadir dos tazas y media de agua por una de amaranto. La cocción será similar a la del arroz. Puedes hacer con él platos tan deliciosos como el cuscús o bien el risotto.
  • También lo podrás usar como si fuera avena. Por ello, puedes preparar un desayuno a modo de macedonia de frutas y añadir este ingrediente.
  • Del mismo modo, también puedes espolvorear un poco sobre las sopas. Pero en este caso, lo mejor es optar por la harina de amaranto. Ya que servirá para espesar los líquidos. Aunque si quieres añadir más sabor a tus guisos o sopas, nada como un poco de amaranto cocido.
  • Para los postres también es perfecto, porque nos dejará un sabor ligeramente tostado. Puedes hacer con él, tanto galletas como algún bizcocho.