Alertan sobre los peligros del pan integral

El pan es uno de los alimentos que siempre está presente en nuestra mesa. Cuando queremos cuidarnos un poco más y reducir las calorías, optamos por el pan integral. Pero parece que ahora la alerta se centra él. ¿Realmente sabemos lo que estamos comiendo cada día?. Pues no.

Una conclusión que se ha sacado tras una investigación. Los datos son bastante claros y es que, el pan integral no siempre sigue con lo que estipula la ley ya poder considerarse saludable. Algo que también ya está afectando al llamado pan barato. ¡Descubre todo lo que tenemos para contarte!.

Peligros del pan integral

Pensamos que al consumir este tipo de pan, estamos ante un alimento mucho más saludable. Pero parece que nos equivocamos. De ahí que las alertas hayan saltado rápidamente. Los estudios y las investigaciones han coincidido en que la mayor parte de dichos panes no siguen con la ley o con lo establecido para poder considerarse un alimento saludable e integral.

Cuando hablamos de un pan integral, éste tendría que llevar entre sus ingredientes desde el germen de trigo hasta el salvado o bien el llamado endospermo. Aunque sin duda, será el primero de todos ellos el más fundamental. Lo cierto es que tras el estudio, se han dado cuenta que ni ese fundamental está entre los ingredientes. ¿Entonces qué sucede?, pues que el pan consumido como integral no lo es.

En algunos lugares, la prueba ya la tenemos en los mismos vendedores que aseguran que realmente muy integral no es. Es cierto que no podemos generalizar y que siempre habrá tiendas o marcas que realmente trabajen con los ingredientes que se necesitan para cuidar nuestra salud y para hablar de un pan real e integral. Debido a todo ello, el estudio cada vez genera más polémica y se dan cuenta de que son muchos más los lugares donde ocurre que la elaboración no está siendo correcta.

Repercusiones del pan no integral

Si realmente estamos consumiendo un pan que no es integral, los primeros afectados podemos ser nosotros. Más que nada porque si lo queremos comprar como tal y realmente no lo es, ya estamos siendo engañados. Lo mismo que algunos productos también engañan a la ley, porque no sigue con los ingredientes estándar que se necesitan para una elaboración sana. Son muchas las etiquetas donde sí leeremos la palabra integral, pero si nos paramos a mirar los ingredientes, veremos que de integral apenas tiene el nombre. Ya que la gran mayoría no están hechos con harina de tipo integral. ¿Sabes realmente qué alimentos estás consumiendo?.