¿Qué pasaría con la humanidad si las abejas desaparecieran?

Aunque los insectos no siempre nos hagan mucha gracia, están porque tienen que estar. Sí es cierto que no es una frase que aclare mucho, pero hoy te darás cuenta de que las abejas son totalmente necesarias por el bien de la humanidad. Lo que ocurre es que cada vez, más desapareciendo más de ellas.

Hoy intentaremos comentaros el porqué de la importancia de que convivan con nosotros y también, por qué cada vez hay menos especies de las mismas. Quizás nunca te habías parado a pensar en ello. Pues hoy descubrirás todo lo que se esconde tras un insecto como es la abeja.

Por qué están desapareciendo las abejas

Se dice que en lugares como Oregón ya han muerto más de 50.000 abejas por culpa de los pesticidas. Pero ése no es solo el problema sino que hay otros más, que también derivan en la muerte de las mismas. La mezcla de varias sustancias son las que provocan un caos en el cerebro de estos animales, derivándolos a la muerte. Aunque también el cambio climático y la contaminación del aire no es nada bueno para ellos.

Las consecuencias de la desaparición de las abejas

Si las abejas desaparecen, la humanidad también tiene los días contados. Según una frase de Einstein: “Al hombre solo le quedarían 4 años de vida. Sin abejas no hay polinización, ni hierba, ni animales y ni siquiera, hombres”. Quizás ya con una frase así nos damos cuenta de la importancia de las mismas. La polinización es un proceso básico en los ecosistemas. Se trata de una relación entre plantas y animales, por lo que si disminuye este tipo de relación, repercutirá en la supervivencia tanto de animales como de plantas.

 

En otras palabras, si estos insectos desaparecen habría una crisis alimentaria. Ya que más del 80% de los cultivos dependen de la polinización que hemos mencionado. Así que, debido a esta importante, hay lugares donde está prohibido el uso de ciertos pesticidas, así como buscando otras soluciones mejores para intentar que las abejas sigan haciendo su trabajo.

Porque aunque no mueran, si están en contacto con algún agente contaminante, las crías saldrán con ciertas deformaciones. Esto impedirá que sigan haciendo su trabajo de manera común o habitual. Por lo que se necesitan en todas las partes del mundo, aunque como hemos comentado, no a todos nos hace gracia encontrarlas. Lo cierto es que muchos lugares todavía quieren dar un paso más allá, con el fin de protegerlas. Todavía se están valorando otro tipo de técnicas que lleve a ello.