Evita que tu hijo llore en el avión con este fantástico truco

Cuando nos vamos de viaje son muchos los problemas o quizás, inconvenientes que pueden suceder. Uno de ellos es que los niños, sobre todo los más pequeños lloren en el avión. Lo que nos puede dar un viaje bastante complicado, a nosotros y a los demás pasajeros, porque no siempre sabemos cómo pararlo.

Aunque sean trayectos cortos no siempre se puede evitar. Las lágrimas de los más pequeños de la casa tienen un buen fundamento. Hay alguna cosa que les molesta pero los padres no llegamos a averiguar. Claro que a partir de hoy la cosa ya cambia porque te dejamos con algunos trucos estupendos para evitar que tus hijos lloren en el avión.

¿Por qué lloran los bebés en el avión?

Los bebés o los niños más pequeños son los que tienden a llorar mientras viajan en avión. Sin duda, pueden ser por diversos motivos, pero cuando hemos revisado los básicos como haberle cambiado el pañal, haberle dado de comer o si tiene frío o demasiada calor, entonces ya nos centraremos en otros problemillas que puede estar sufriendo.

Más del 35% de los que viajan en avión afirman haber sentido dolor de oídos o la sensación de tenerlos taponados. Esto se debe a los cambios de presión. Pues nuestro hijo también puede estar pasando por ello. Pero al ser muy pequeño no podrá comentarlo ni nosotros saberlo a ciencia cierta. Así que, vamos a pensar que ése es el problema e intentar solucionarlo de la manera más rápida posible.

Qué hacer para que nuestro hijo no llore en el avión

Es más sencillo de lo que puedas imaginar. Si es un bebé lo mejor es darle el biberón o el pecho mientras estamos volando. Porque esto hará que sus oídos no se taponen, evitando esa mala sensación que no les deja descansar. El chupete también puede ser perfecto para casos como éste. Si ves que no tiene hambre y que rechaza el biberón, opta por el chupete ya que como decimos, le ayudará de igual manera.

Durante el resto del vuelo, intenta tapar un poco sus oídos con algún gorrito o manta. De este modo, hará que escuchen menos ruidos y pueda relajarse para llegar a descansar lo suficiente. Si ya es un poco más mayor, entonces lleva algo para que se entretenga mientras viaja. Algún juego con el que pueda estar entretenido (Libros para colorear o vídeojuegos) será una gran solución. Verás cómo rápidamente se calma y todo vuelve a la normalidad.