Vigorexia: dieta de los vigoréxicos

Ya hemos visto en notas anteriores, que la vigorexia es un trastorno alimentario que afecta en su mayoría a hombres y se caracteriza por la obsesión desmedida de incrementar la masa muscular a tal punto de deformar el cuerpo. Un  vigoréxico se ve escuálido a pesar de tener su anatomía sumamente desarrollada.

Para conseguir un incremento anormal de los músculos, además de pasar largas horas dentro del gimnasio, hacen uso de esteroides anabólicos y llevan una alimentación desequilibrada.

Su dieta puede llegar a sobrepasar las 8.000 calorías diarias y está compuesta por altas cantidades de proteínas e hidratos de carbono, por otro lado escogen alimentos magros reduciendo de forma drástica el consumo de grasas.

Consumen barras energéticas, licuados (elaborados con huevos, cereales, leche y plátanos), gran cantidad de carne, huevos crudos y lácteos desnatados.

De más está aclarar que esta forma de alimentarse repercute nocivamente en su organismo, desencadenando problemas metabólicos, predisposición a ciertos cánceres y en casos extremos llega a producir la muerte.