Los beneficios de los insectos para tu salud y que ya puedes comprar en el supermercado

En muchas culturas, el comer insectos es completamente normal. En México e incluso en los países asiáticos, comerse un grillo, por ejemplo, no es nada extraño, sino que, además, es un verdadero manjar. Claro está que para nosotros es un poco extraño escuchar esto ya que en nuestra cultura no se contempla el comer insectos, o, al menos, no se contemplaba hasta ahora.

El supermercado Carrefour ha decidido empezar a vender insectos comestibles. En concreto, el supermercado de origen francés ha lanzado unos alimentos que están fabricados con grillos y gusanos, como unas barritas energéticas. Según dicen, es una de las alternativas saludables y respetuosas con el medio ambiente, pero, ¿Existen beneficios dentro de estos insectos? La respuesta es que sí.

insectos

Lo que más podemos destacar de este alimento es su alto contenido en proteínas, como cualquier otra carne o pescado y es que, al fin y al cabo, los insectos también son carne. Pero la cuestión es que no solo aportan hierro, sino que tienen mucho más que ofrecer.

Los insectos proporcionan calcio, hierro, zinc, vitaminas del grupo B y ácidos poliinsaturados. Así que parece que, aunque no queramos creerlo, es un alimento muy completo y recomendado ya que, además, están totalmente libres de grasas saturadas. Podría ser un gran aperitivo para las personas que quieren cuidar su línea al no tener apenas calorías.

Claro está que, como bien dicen los nutricionistas, estos insectos pueden ser un complemento a la dieta diaria, como a la dieta mediterránea, pero no se debe tomar como alimento principal del plato, puesto que, al fin y al cabo, son proteínas. En la variedad está el gusto, y también está el buen comer.

Eso sí, a pesar de que los expertos lo aconsejan, también han querido hacer hincapié en una cuestión. El hecho de consumir este producto no se debe caer en el error de dejar de consumir productos ricos en ácidos grasos saludables como, por ejemplo, el aguacate o el aceite de oliva. Lo mejor, como ya hemos dicho, es incluirlo paulatinamente y tratarlo como cualquier plato de proteínas. Ahora bien, también es cierto que no todo el mundo se atreverá a probarlo.

Y tú, ¿Vas a incorporar a los insectos en tu dieta diaria? ¿O vas a poder seguir viviendo sin consumirlos? Probarlo puede ser una experiencia curiosa, que es lo que le ha llamado la atención. Dudamos mucho aún sobre esta iniciativa y sobre que en España se ponga de moda el comer insectos.