Truco casero para tapar naturalmente estrías leves

Tapar las estrías leves parece más complicado de lo que realmente es. La piel pasa por diversas fases, se estira cuando aumentamos de peso o en momentos como el embarazo y luego, vuelve de nuevo a su forma. Pero no de una manera tan sencilla, sino que nos deja algunas huellas.

Dichas huellas son las estrías que en ocasiones, todavía son leves y podemos aplicar ciertos remedios caseros para poder disimularlas o taparlas de una manera más sencilla. Porque ya las que llevan un tiempo con nosotras y han tomado otro color, ya serán más complicadas de decirles adiós.

Un toque de maquillaje para las estrías

Es cierto que no se trata del mejor remedio pero sí el que nos puede sacar de un apuro. Si vas a lucir cualquier tipo de prenda y se te notan, entonces puedes aplicar un poco de maquillaje. Para ello, elije el corrector verde de ojeras. Pero solo cuando la estría cuenta con un color rojizo, sino, es mejor aplicar un corrector que sea más similar al color de nuestra piel. Es una solución temporal pero muy efectiva para ese momento concreto.

El zumo de zanahoria

Aunque es cierto que la alimentación saludable y el ejercicio tiene que estar presentes en nuestra vida. También es verdad que en este caso, el zumo que haremos no será para beber. Tenemos que licuar unas zanahorias y guardar el zumo porque lo iremos aplicando después de la ducha. Solamente consiste empapar la zona de estrías con él. Eso sí, debes ser muy constante y después de unas tres semanas, comenzarás a ver los resultados.

Mascarilla con patata

Las mascarillas siempre son una de las grandes soluciones para nuestra piel. Porque no solo se puede aplicar sobre el rostro, sino que también el resto del cuerpo se verá beneficiado de sus múltiples propiedades. Así que en este caso, vamos a cortar una patata en láminas muy finas. Luego, mezcla 30 gramos de aloe vera con la clara de un huevo. Esta mezcla la irás echando sobre las láminas de patata. Ahora solo tienes que aplicar la preparación sobre las estrías y dejarlo que repose durante unos 20 minutos. Es mejor que lo hagas justo antes de ducharte. De este modo verás cómo las macas se irán reduciendo.

Vitamina E y aceite de oliva

Los ingredientes caseros siempre son básicos para decir adiós a este tipo de problemas. Así que en este caso no iba a ser menos. Mezclarás 50 gramos de aloe vera con 20 ml de aceite de oliva y 4 gotas de vitamina E. Esta última la podrás encontrar en forma de cápsulas. Cuando tengas hecha la mezcla, tan solo se trata de aplicarla con ligeros masajes. ¡Verás cómo funciona!.