Rubias tontas, ¿de dónde viene ese mito?

Los mitos son algo que nos llevan a creernos todo lo que nos trasmiten y no siempre tienen razón. En este caso eso de las rubias tontas es algo que siempre se ha dicho y que ha traído más que problemas. Así que, hoy vamos a romper un poco con dicha tradición, ya que vamos a ver de dónde viene uno de los más aclamados y conocidos.

Eso de las rubias tontas cuenta con muchos años de antigüedad. Así que, ya es hora de que se le ponga fin. Pero solo se puede hacer si se conoce de dónde viene una tradición como ésta. Una vista atrás que nos hará entender todo lo que tenemos que descubrir. Seguro que a partir de ahora cambiará tu manera de ver este mito.

rubia-tonta

Rubias tontas, el origen de este mito

Los países bálticos fueron el origen de las personas de cabello rubio. En su momento se les consideraban como personas únicas a la par que muy llamativas. Además se decía que las mujeres rubias eran más fértiles y que contaban con un altos niveles de estrógenos. Pero a partir de esto, se puede decir que la primera mención del concepto rubias tontas fue en el año 1775.

Había una bailarina que tenía el nombre de Rosalie Duthé. Pero realmente fue famosa por ser cortesana, lo que levantó numerosas envidias en el resto de la gente. Rosalie creaba un personaje en público con ciertas peculiaridades. Entre ellas, el hacer una pausa bastante larga antes de hablar, fuera lo que fuera. Desde las frases más largas hasta las exclamaciones, siempre parecía parar antes de hablar.

El mito de las rubias tontas se va acabar para siempre. Aunque es algo que nos llega de muchos años atrás y con un origen que no te lo podrías ni imaginar. ¡Aquí te lo vamos a descubrir!.

A partir de ahí, se hablaba de ella como una persona que tenía poca inteligencia. Tiempo después, también los escritores también mencionaban en sus obras a las mujeres rubias como personas sin apenas iniciativa. Pero por el contrario siempre las morenas eran las que llevaban todas las de ganar. Así que, a raíz de estos intentos por dejar de lado a las rubias, el tiempo fue creyendo estos conceptos.

Realmente han tenido que llegar a las conclusiones que siempre se hacen en estos casos. Las estadísticas son siempre las primeras en poner los datos reales. Así que, por si quedaban algunos tipos de dudas, hay que decir que en los estudios muestran que las mujeres rubias cuentan con un coeficiente más alto, al igual que las de color castaño. Un poco de debajo, están las morenas a tan solo unos pocos puntos.

Comentarios de facebook

Leave a Reply

¡Síguenos en Facebook!