Señales de una posible infertilidad por la que deberías acudir a un médico

La infertilidad es algo más frecuente de lo que podíamos imaginar. Hace muchos años quizás no te tenía tanta información o bien no se hablaba de ella. Pero es algo con lo que muchas parejas tienen que lidiar en el largo camino para poder ser padres. Hoy te vamos a contar algunas de las señales que pueden indicarlo.

Es cierto que no podemos saber si hay infertilidad en la pareja así de primeras. Es decir, siempre tiene tiene que haber un estudio previo de ambos y esto solo lo puede hacer tu clínica de confianza. Así que, si ya estás viviendo algunos de estos pasos o señales que te mencionamos es hora de que te pongas en manos expertas y conseguir tu objetivo.

Cuando el embarazo no llega a una cierta edad

Está claro que no siempre podemos dejarnos guiar por las estadísticas. Porque si lo hacemos, entonces nos agobiaremos antes de la cuenta. Cuando ya hemos pasado la barrera de los 36 o 37 años, e incluso los 40 no debemos dejar pasar mucho el tiempo. Es decir, si vemos que el embarazo no llega por vía natural, es mejor que vayamos al médico. Más que nada porque así nos pueden hacer las pruebas y sacarnos de duda. Se nos dice que es mejor no esperar y no perder el tiempo, pero lo que tampoco podemos hacer es agobiarnos porque tengamos las edades mencionadas. ¡Hay casos y casos, te lo puedo asegurar!.

Abortos de repetición

Cuando vemos que el test de embarazo nos da positivo, la alegría y los nervios que se sienten son algo casi indescriptible. Pero es cierto que dicha alegría se puede convertir en una profunda tristeza. Son muchas las mujeres que sufren un aborto en las primeras semanas de gestación. Cuando esto se repite y vuelve a tener un segundo aborto, entonces no debemos esperar más tiempo y acudir de nuevo al médico si vamos a seguir intentando el buscar un bebé. Porque quizás haya algún problema que se pueda solventar en cuestión de semanas. Las manos expertas son las que mejor nos pueden guiar.

Antecedentes de infertilidad

No significa que nosotros lo hayamos heredado, pero sí que puede ser un dato muy importante. Si el embarazo no se da y tenemos antecedentes de infertilidad o bien algún tipo de alteración genética, entonces solo nos queda derivarte a tu médico. Con unos estudios básicos de genética, darán con el problema si lo hubiera. De este modo, no tendrás que pasarte más tiempo preguntando por qué no llega el ansiado embarazo.

Enfermedades anteriores

Algunos hombre que han sufrido de enfermedades como las paperas en su niñez, pueden tener problemas a la hora de hablar de infertilidad. No significa que todos los tengan, pero que es un dato que hay que tener en cuenta. Lo mismo con otras enfermedades similares. Todo ello lo descubriremos si acudimos a nuestro médico y le contamos nuestro caso.