Mujeres de 40 años: Consejos para ligar después de romper una relación

Después del final de una relación, o incluso casamiento, muchas mujeres prefieren dar un tiempo para asimilar la nueva vida sin la ex pareja y recuperarse del dolor de la separación. Es importante darse este tiempo a si misma antes de involucrarte en una nueva historia.

Cuando te sientas preparada, quizás utilizar recursos para ligar puede ser una tarea difícil después de algún tiempo sin practicar el arte del romance. Muchas mujeres tienen la costumbre de vestir ropas de casadas y a los hombres nos les hace ninguna gracia.

Aprenda, a continuación, algunos consejos para ligar después de una dura separación:

Si tu intención es una relación sexual rápida, acepta la invitación de la becaria de tu oficina o la vecina más joven para ir a una discoteca. Es el típico sitio donde los hombres buscan este tipo de relación fugaz. No creas que tendrás desventaja ante las chicas de 20 años, hay muchos chicos que prefieren las mujeres maduras y experimentadas.

Muchas relaciones empiezan en sitios que ambos frecuentan, sea el trabajo, casa de amigos, gimnasio o bar. Echa un vistazo a tu alrededor y considera analizar con cariño aquel chico simpático que hace ejercicios contigo a las 6h de la mañana o tu compañero de trabajo que te compra café.

Tenga en mente el tipo de hombre que buscas. Si quieres un ejecutivo serio y formal, no tendrá sentido buscarlo en un bar de surfistas. ¿Quieres un chico intelectual? Busca en la librería. ¿Quieres un chico fiestero? Busca en el bar de moda.

No te sientas mal, ni “ridícula” por no tener un cuerpo impecable de 18 años. Después de embarazo, noches sin dormir, exposición solar, la vida deja sus marcas. Pero por otro lado, eres una mujer madura, con sentido de humor, tranquila y que probablemente tenga un precioso par de piernas o un pelo increíble. Siéntate segura de ti misma.

Encuentre una buena canguro para dejar tus hijos cuando necesite salir o aceptar la invitación a una cena romántica.
Si te interesa un hombre, vaya despacio para no presionarlo a asumir un compromiso de forma precipitada.