Cómo es la mentira de las mascarillas faciales para prevenir el acné

Más que prevenir, también lo mejora o lo elimina. Pero lo cierto es que no siempre podemos dejarnos llevar por todo lo que nos cuentan. Porque en la publicidad de las mascarillas faciales, también hay una serie de engaños bastante frecuentes y que debemos conocer.

Una de las más conocidas últimamente es la mascarilla negra que se pega a la piel bastante y de la que hay numerosos vídeos en internet. Algunos de ellos nos han dejado bastante impresionados con los resultados, que quizás, no eran los que esperábamos.

Las mascarillas faciales contra los puntos negros

Es cierto que a nadie le gusta lucir esos puntos negros que salen por la piel. Puntos que en un momento dado darán lugar a unas espinillas poco favorecedoras. Por eso, es normal que intentemos buscar los remedios que nos permitan decirles adiós para siempre, aunque no es fácil. Las mascarillas faciales que se han puesto de moda son las negras o de carbón.

Seguro que has visto algún que otro tutorial vía Youtube. Nos podremos encontrar con todo tipo de opiniones. Pero lo cierto es que no te debes dejar llevar por los que son de tipo publicitarios, porque entonces pensarás que estás ante uno de esos remedios que han tardado en llegar a tu vida. Una mascarilla que se pega en la piel y que al despegarla, retirará todo los puntos negros. Pero, ¿funciona de verdad?.

La verdad de las mascarillas de carbón

Los ejemplos que hemos visto de una mascarilla como esta sobre la nariz, no dejan lugar a dudas. Parece que para esta zona es bastante eficaz. No eliminará toda la suciedad en forma de puntos negros, pero sí una parte de ella. Dejando así la piel más suave. Pero también te encontrarás con otros ejemplos en personas que han apostado por aplicarla en todo el rostro.

Ahí la cosa se complica ligeramente. Parece que a la hora de ser retirada, el dolor se impondrá en tu vida. ¡No es tan sencillo!. La mascarilla cuenta con un ingrediente estrella que es el carbón. Este puede no ser tan bueno para la piel ya que puede aparecer rojeces o algún tipo de alergia más acusada.

El dolor y el picor también estarán presentes, porque siempre dependerá del tipo de piel y de lo sensible que sea. Así que, los expertos aseguran que la mascarilla puede llegar a ser bastante agresiva para el cutis. Además, podría dejar una dermatitis o problemas más graves y con complicada resolución. Lo mejor es acudir al dermatólogo y esto nos aconsejará los pasos que debemos dar para decir adiós a las espinillas.