Cómo lavar tu cabello graso para ganar volumen

El cabello graso puede llegar a ser bastante incómodo. Ya que la parte de las raíces y el cuero cabelludo acumulan bastante sebo. Esto dará lugar a un pelo que parece estar siempre sin vida y como tal, sin volumen. De ahí que tengamos que recurrir a los remedios o trucos para hacer que esto cambie.

Hoy te vamos a dar esos consejos que mejor irán contigo, para que el cabello graso quede atrás. Ya que con tan solo un poco de volumen que consiga, ya podrás verlo mucho más natural y bonito. Porque el cabello apelmazado no es plato de buen gusto para nadie. ¿Nos ponemos manos a la obra?.

Consejos básicos para el cabello graso

Comenzamos por los consejos que siempre nos ayudarán a completar la limpieza de nuestro cabello graso. Lo que debemos tener en cuenta es que necesitamos exfolia el cuero cabelludo. De este modo diremos adiós a las células muertas, con un simple gesto. Para ello, necesitas de un exfoliante capilar. Por otro lado se dice que es mejor no abusar de los lavados. Sabemos que el cabello graso da esa sensación de estar siempre sucio. Pero también hay que mencionar que si lo lavamos muy a menudo, estaremos retirando la capa de sus aceites que son naturales y que necesita con el fin de protegerse. Puedes hacerte algún que otro recogido, para evitar que se vea sin vida.

Cómo lavar el cabello graso

Partiendo de esos consejos que son realmente básicos, pasamos al lavado en sí. Para empezar, hay que decir que siempre es mejor optar por productos específicos para nuestro tipo de pelo en cuestión. De manera que te ayudarán a restaurar el equilibrio en tu pelo y cuero cabelludo. Aplica poca cantidad de champú y aplica sobre el cabello húmedo. Luego, tendrás que enjuagarte bien. Intenta no dejar ningún resto del champú ni tampoco del acondicionador que será el paso siguiente. Porque cualquier resto de los mismos, podrá hacer que nuestro cabello se engrase más aún. Recuerda que el lavado es mejor hacerlo con agua tibia. Ni demasiado fría, porque no hará la limpieza correcta, ni tampoco muy caliente porque abrirá las cutículas. Tampoco hay que olvidarse que el acondicionador se echará desde medios a puntas.

Si necesitas más volumen tras el lavado, recuerda aplicar un poco de espuma levantando las raíces. Luego, terminarás de secarlo con el secador. Claro que si así tienes que lavarlo con más frecuencia, entonces también podrás optar por el champú en seco. Con ellos, eliminarás la mayor cantidad de grasa en un abrir y cerrar de ojos, siendo uno de los productos que siempre debemos tener a mano.