La importancia de maquillar tus cejas diariamente

Maquillar tus cejas quizás no siempre entra en el plan de maquillaje de cada día. Porque en ocasiones hacemos más caso a los ojos o los labios que a ellas. Pero hay que tenerlas en cuenta y mucho. Hoy vamos a ver toda esa importancia que tienen y que no le damos.

Suelen ser siempre las eternas olvidadas en nuestro maquillaje. Aunque a partir de hoy seguro que maquillar tus cejas se convierte en algo fundamental. Ya que ellas marcarán nuestra mirada y pueden añadir cierta profundidad, cambiando nuestro rostro. ¡Descúbrelo!.

La importancia de maquillar tus cejas

No se puede decir que todo el mundo tenga que llevar un mismo estilo de cejas. Ya que eso estará determinado por el tipo de rostro. Pero conociendo esto, también debemos saber que la importancia fundamental de maquillar tus cejas es porque añaden todo lo necesario para cambiar nuestra expresión. Es cierto que su forma también nos ayuda a suavizar las facciones o a intensificarlas. De manera que nuestra mirada, además del rostro, se verán influenciados por ellas.

Qué debo usar

Pues es mucho más sencillo de lo que parece. Para maquillar tus cejas necesitas un peine para cejas, o bien, un rímel que esté ya seco, un pincel y una sombra para cejas. Con estas tres herramientas ya tendrás más que suficiente. Gracias a la sombra, el acabado será mucho más natural, ya que irás extendiendo bien el producto, gracias al pincel.

Qué colores uso para maquillar las cejas

En cuanto a colores se refiere, lo mejor es que sea siempre similar al de nuestro cabello. Solo así estaremos añadiendo un buen equilibrio a nuestro rostro. Si tienes el pelo muy claro, lo mejor es que optes por un color intermedio para las cejas. Lo mismo si eres muy morena, que siempre puedes elegir un par de tonos más claros.

Errores a tener en cuenta

No debes usar nunca un color que sea muy diferente al de tu cabello. Porque entonces el contraste será bastante evidente y no nos va a favorecer. No uses un lápiz de ojos para las cejas. Aunque parezca que sí podemos, el acabado no será igual de preciso. Así que, es mejor no arriesgar. Del mismo que tampoco es bueno pintarla demasiado gruesa o bien, hacerle formas que no sean naturales. Porque cada rostro ya tiene una forma concreta, lo único que queremos es destacarla para asegurarnos que nos favorece, pero no para hacer todo lo contrario.