Hogar, como mantenerlo siempre organizado

 

Una casa limpia y ordenada es sinónimo de bienestar ya que con nuestros actos vamos reflejando nuestro estado emocional y a su vez las consecuencias de nuestro actos lo reafirman. En muchas ocasiones el tiempo del que disponemos, las jornadas intensivas de trabajo que nos devuelven a casa muy cansados y los recados que debemos hacer durante el día como la compra, llevar a los niños al colegio,etc, no nos dejan mucho tiempo para mantener nuestro hogar recogido.

Dado esto lo normal es que vayamos acumulando tareas y en nuestro día libre nos veamos obligados a hacerlas, de este modo no descansamos nunca. Nuestro hogar es nuestro refugio, nuestro remanso de paz por esto es muy importante que siempre esté en óptimas condiciones. El orden o limpieza de nuestra casa afectan directamente a nuestro estado emocional lo que quiere decir que el hecho de llegar a casa cansados de trabajar y encontrarla sucia y desordenada nos puede poner de mal humor, irritables y puede que incluso tristes.

Es importante tener en cuenta que los pequeños detalles nos ayudarán en la labor de mantener nuestro hogar organizado. Acciones sencillas como fregar los platos después de comer, pasarle un paño al baño luego de ducharnos y tomarnos 5 minutos al día para barrer el piso ayudarán a que nuestra casa siempre esté en perfectas condiciones de forma que cuando tengamos nuestro día de descanso sólo debamos ocuparnos de lo mínimo.

La clave de prácticamente todo en la vida no es más que la paciencia y la organización. Si organizamos bien nuestro tiempo conseguiremos tener siempre nuestro hogar en condiciones y no encontrarnos nunca con un fregadero lleno de platos a punto de reventar cuando lleguemos a casa. Recordemos aquel refrán que dice “no es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia” Si cambiamos la palabra limpieza por organización tendremos otro refrán que nos puede ser muy útil.

Comentarios