Elimina el brillo de tu cara con este truco natural

El brillo de tu cara no hace más que fastidiar. Porque parece que estamos todo el día sudadas o que nuestra piel se deja ver más grasienta de lo que en realidad es. Por lo que, como bien decimos, es un tanto molesto y a lo que tendremos que poner remedio de manera rápida.

Así es que, son muchos los trucos y remedios que tenemos en belleza. Unas ideas que puestas en práctica, nos ahorrarán más de un disgusto y unos cuantos euros. Así que, eliminar el brillo de tu cara ya tiene las horas contadas. Sino, no te pierdas lo que sigue y lo comprobarás.

Elimina el brillo de tu cara con harina de maíz

Uno de los remedios caseros más prácticos y a la par efectivos es éste. Se trata de la harina de maíz que todos podemos tener por casa. No significa que tengas que salir con la cara blanca a la calle, sino que debes realizar una mascarilla, para que ésta vaya absorbiendo la grasa en forma de brillo, de tu piel. Así que, necesitas 30 gramos de harina e ir añadiendo una pequeña cantidad de agua hasta formar una pasta. Aplicamos la mascarilla, dejamos que seque y retiramos con agua.

Zumo de limón

Es otro de los remedios más usados y que funcionan a la perfección. Eso sí, en este caso, intenta hacerlo por la noche, cuando ya no vayas a salir. Porque el limón puede causar ciertas manchas en contacto con el sol. Así que, para ponerlo en práctica necesitas el zumo de un limón y 60 ml de agua. Lo mezclas y lo vas aplicando con la ayuda de un algodón. Luego, lo retirarás con agua.

Otros pasos a seguir para cuidar tu piel con brillo

Ya te hemos comentado los mejores remedios para eliminar el brillo de tu cara. Pero además de ellos, recuerda que siempre debemos beber una buena cantidad de agua y llevar una dieta equilibrada. Aunque no lo parezca, también repercute mucho en la salud de nuestra piel. Intenta lavarte el rostro, con el jabón adecuado a tu piel, un par de veces al día. Verás cómo así, mantienes la grasa a raya.

Recuerda también la importancia de usar exfoliantes. Es una manera de limpiar y tratar nuestra piel, eliminando toda impureza que no le deja transpirar de la manera correcta. Así que, una vez por semana puedes preparar el tuyo de manera casera o bien, optar por las soluciones que encontrarás en toda perfumería.