Detalles que tienes que tener en cuenta si te vas a operar el busto

Una de las intervenciones más demandadas hoy en día, es la operación del busto. Aumentar un par de tallas de sujetador se ha convertido en el sueño de muchas. Porque con él, verán realizados sus sueños y dirán adiós a ciertos complejos que no les permitían vivir su día a día.

Si ya tienes todo lo que consideras importante para tu aumento de busto, quizás te falta todavía algo más. Los consejos o los detalles que te comentamos a continuación serán básicos a la hora de dar ese paso tan importante. Hoy por hoy, hay técnicas menos agresivas para que sobrelleves mucho mejor tu operación. ¡No pierdas detalle!.

Posibles riesgos del aumento de busto

Como toda operación que se precie, siempre hay un gran riesgo en eso de entrar al quirófano. Sí es cierto que no es algo frecuente que suceda nada extraño. Pero por este motivo, lo mejor es acudir siempre a los centros que nos den más confianza y en los que todos los puntos a tratar quedan sumamente claros. Necesitas acudir a esas clínicas que tienen referencias, que cuentan con experiencia y calidad, no te fijes solo en los precios.

¿Quién me va a operar?

A veces las dudas nos llevan a preguntarnos quién realmente nos va a operar. Así que, como seguro has acudido a una clínica que cuenta con buenos credenciales, no está de más el pedir otro. El cirujano que te vaya a operar tiene que ser miembro del llamado ‘SECPRE’. En otras palabras de la sociedad española de cirugía plástica y reparadora.

Los tipos de prótesis que hay

Está claro que en la visita con tu médico, éste ya te propondrá los tipos de prótesis que existen. Tiene que hablarte de ellas y de las que mejor te irán. Parece que las que más están aconsejando son las de gel de silicona. Más que nada porque éstas no impedirán la lactancia materna ni tampoco estudios como ecografías. Además, son las más naturales al tacto y es otro punto a su favor. Recuerda que no tenemos que elegir unas de calidad, sino que estén homologadas por el Ministerio de Sanidad. Es algo que debes solicitar en la clínica. Allí te darán una tarjeta de identificación de los implantes con un número de registro.

Seguimiento y post-operatorio

Tendrás que hacer varias visitas al cirujano antes de pasar por el quirófano. Una especie de seguimiento, con toda la información y las pruebas necesarias. Una vez que la operación haya pasado, entonces llegará el post-operatorio. Necesitas unos tres días de reposo absoluto y luego, el médico tiene que fijar las pautas a seguir para que puedas reincorporarte lo antes posible.