Desempleo: cómo no caer en la depresión

Desempleo: cómo no caer en la depresión. El mercado laboral es cada vez más inestable… Hoy podemos tener un buen empleo y mañana perderlo, lo cual genera incertidumbre, insatisfacción y, en algunos casos, depresión.

La depresión afecta todos los aspectos de la vida: no sólo el estado de ánimo se ve perjudicado, sino que también compromete la salud y la relación con los demás. Para no caer en este círculo vicioso difícil de salir -y sumamente perjudicial si estamos buscando empleo- es importante que encuentres motivación en las demás áreas de tu existencia cotidiana.

Cuando perdemos el empleo es común experimentar sensaciones de pesimismo, inutilidad, tristeza y culpa, que pueden desencadenar el surgimiento de la depresión. Sus principales síntomas, además de los que acabo de citar, son pérdida de satisfacción con lo que antes considerabas placentero, perturbaciones del sueño y del apetito, fatiga, falta de energía e irritabilidad, entre otros.

Para no llegar a este cuadro, cuya curación muchas veces depende de la ayuda de un profesional, mientras estés buscando un nuevo empleo es importante que te rodees de gente optimista y que quiera verte bien. No te aísles, pero tampoco des oídos a quienes tengan una visión negativa de la vida.

No te quedes encerrada: ¿por qué no contactar a esa amiga a la que hace tanto que no ves? Ver a gente querida te hará muy bien y te estimulará. Si el dinero no te sobra como para gastarlo en salidas, busca actividades gratuitas, como encontrarse en una casa o ir al parque.

Durante el tiempo que estés desempleada, es fundamental que no te descuides: haz ejercicios, pero ante todo procura hacer lo que te de más placer. Una caminata diaria puede ser un buen comienzo.

Vuelve a cultivar ese hobby que tanto te gustaba y que dejaste por falta de tiempo. ¿Te gusta bailar, pintar, tocar un instrumento? Vuelve a hacerlo hoy mismo, la satisfacción será inmensa.

No recurras al alcohol, drogas o medicación en un intento de soportar mejor el mal momento, porque empeorarás tu problema en lugar de solucionarlo. Cuando te sientas angustiada, busca el contacto con los niños y con la naturaleza, que te aportarán muchísima alegría y sentimientos de esperanza.