Condenan a hombre por abuso sexual “online”

Acaban de condenar a 10 años de cárcel a un hombre de 41 años en Suecia por abuso sexual online, por primera vez en la historia de la justicia y ya era hora. Su forma de proceder se basaba en abordar, presionar y amenazar a menores a través de videochats, permitiéndole, esta práctica, acceder a un mayor número de niños de cualquier país, pues no tuvo reparo en amedrentar a niños/as de Escocia, Estados Unidos y Canadá y porque no le dio tiempo a más.

Este cruel hombre, si es que se le puede llamar hombre, siempre pensó que nunca lo descubrirán al no existir, jamás, un contacto tan directo con las víctimas y al no haber ni pruebas físicas de haber forzado a nadie, ni rastro alguno de ADN, porque realmente no lo había. La justicia sueca da una gran lección al resto del mundo con esta ejemplar sentencia que llega tarde para muchos, pero que se valora igualmente por ser pionera y abrir paso a otras sentencias parecidas, que esperemos, se apliquen en casos similares. En España, cada vez más proliferan los abusos de menores.

Sentencia

Más abusos de los que creemos

La era digital trae consigo muchísimos beneficios para nuestros hijos, pero también y por desgracia, muchos problemas acarreados al tener en sus manos una herramienta tan útil y de una forma tan accesible, se encuentran con una ventana al mundo abierta de par en par con todas las posibilidades que esto les ofrece, ello unido al hecho de tratarse de una población excesivamente vulnerable y con una edad complicada, hacen de todo esto una combinación explosiva.

Internet les hace sentir más seguros y protegidos que cualquier otro medio, lo que puede dar lugar al hecho de que lleven a cabo comportamientos y actitudes que no desarrollarían de otra forma, pero son ignorantes con respecto a los riesgos que entraña el exponerse tan públicamente o el verse inmersos en determinadas situaciones en las que no hay vuelta atrás.

Modus Operandi de los abusadores sexuales

Lo primero que desarrollan en estos/as niños/as es la confianza, el hacerles sentir seguros y más comprendidos que hasta en sus propios hogares, de esta forma, la futura víctima se va relajando y adquiriendo una seguridad y un entendimiento que no encuentran en su casa, estrechando así, la relación de confianza que se va forjando entre ellos. Poco a poco van coartando cada vez más su libertad y lo van aislando del resto del mundo, siempre haciéndoles prometer que es un gran secreto, el que solo ellos dos comparten y que no deben desvelar a nadie para que sea único, cuando lo que no saben estas pobres víctimas es que todo sigue un malvado plan trazado por sus malhechores, una táctica para debilitarlos y doblegar su voluntad hasta conseguir el objetivo de abusar de ellos.

La forma de proceder de los abusadores sexuales suele ser la de amenazar verbalmente con publicar fotos o vídeos a los que anteriormente habían sido incitados por estos mismos personajes, o a través de la violencia física para ejercerla sobre los seres queridos de estos/as inocentes niños/as. El éxito para ellos está asegurado, trágicamente, para las víctimas y sus familias.

Así pues, protejamos, tengamos mucho cuidado y vigilemos de cerca: qué hacen nuestros hijos y menores cuando están en línea, cómo, dónde y con quién, para evitarnos problemas mayores que puedan acarrear unas consecuencias irreversibles y nefastas. La era digital está arrasando pero a niveles insospechados, mucho cuidado…

Comentarios de facebook

Leave a Reply

¡Síguenos en Facebook!