Cómo preparar un baño de keratina casero para tu cabello

Seguro que ya conoces todas las propiedades que nos otorga la keratina. Si no, aquí te iremos contando esas grandes ventajas que hacen que se convierta en uno de los productos más queridos. Hoy vamos a preparar un baño de keratina pero casero, para darle a tu cabello una nueva vida.

Sin duda, un producto como este será vital para que nuestro pelo tenga más fuerza y parezca mucho más sano y sin encrespamiento, que en la mayor parte de las ocasiones es un gran problema. Todo esto se va a acabar con el baño de keratina. Si no te lo crees, tan solo tienes que seguir los pasos poniéndolos en práctica.

Ventajas del baño de keratina para el cabello

Antes de pasar a probar el producto en sí, nada como saber cuáles son las ventajas a las que nos enfrentamos. La keratina es una proteína, con alto nivel de azufre. Por lo que será vital para cuidar y proteger el pelo. ¿De qué manera?, pues añadiendo una hidratación muy profunda. Del mismo modo, nos dará un gran brillo y suavidad, dejando el cabello más fácil de peinar. Dejaremos atrás el encrespamiento y sellará las cutículas. Pero además, también va a reparar las puntas abiertas, haciendo que el cabello esté sano. Muchas y grandes ventajas que no podemos dejar en un segundo lugar.

Cómo hacer el tratamiento en casa

Lo cierto es que este tipo de tratamientos suelen hacer en los salones de belleza. Porque como bien sabemos, los profesionales sabrán mucho mejor qué pasos hay que seguir. Pero si quieres intentarlo en casa, debes comprar keratina líquida en centros especializados.

  • En primer lugar necesitas lavar el cabello y secarlo bien. En este caso, no hace falta seguir ningún tipo de indicaciones sino como tú suelas seguir en tu rutina de belleza.
  • Una vez que el cabello ya esté totalmente seco, es el momento de aplicar la keratina. Para saber que lo estamos haciendo bien, seguiremos siempre las instrucciones del envase.
  • Lo más común es que tengas que dejarla reposar durante unos minutos. Suele ser una media hora, pero como bien decimos, te lo indicará el mismo producto.
  • Pasado el tiempo, secarás el cabello con secador, alisándolo. Ya que así, el efecto se va a intensificar. Veremos cómo el cabello queda más liso, porque es más manejable, está más suave y sin tanto volumen.
  • Intenta no repetir el proceso muy a menudo. Se aconseja esperar un par de meses, antes de volver a aplicarlo.