¿Cómo vestirte en el primer día de un nuevo trabajo?

El primer día de un nuevo trabajo siempre es complicado. Primero porque los nervios no nos dejarán ser nosotros mismos o por lo menos, lo van a intentar. Claro que luego, también tenemos que pensar bien cómo vestirnos para comenzar con el mejor pie en nuestra nueva andadura profesional.

Por eso, el primer día de un nuevo trabajo no debe convertirse en una pesadilla. De ahí que hoy te vayamos a ayudar con algunos trucos. Sobre todo, en el mundo de la moda. Verás como vistiendo de la manera correcta, te llegarás a sentir hasta más cómoda y pisarás con más fuerza en tu profesión.

Cómo vestirte en el primer día de un nuevo trabajo

Sin duda, siempre dependerá del tipo de trabajo que vayamos a desempeñar. Está claro que no hay una regla exacta, porque cada una tenemos un estilo y un gusto personal. Es el momento de dejarnos llevar por él. No hace falta llevar traje si el puesto no lo exige como tal. Pero sí que podemos mostrar un toque un tanto serio aunque la seriedad no está reñida con las tendencias,

Olvídate de las prendas muy sexys

Aunque suene un poco contundente, es cierto que para el trabajo, debemos dejar en casa los amplios escotes. Podemos usar blusas cómodas y no demasiado ajustadas. La falda puede ser larga o midi, mientras que los pantalones también podrán ser vaqueros o de tela. Los primeros siempre quedan perfectos con una camiseta básica y un blazer. Los segundos no se quedan atrás y siempre puedes optar por las blusas de colores neutros o básicos así como de media manga.

Cuidado con los colores llamativos o estampados excesivos

‘Menos es más’, siempre es algo a tener en cuenta. Porque aunque en nuestro día a día nos encanten, no siempre debemos dejarnos llevar por ellos. Los colores ponen la nota más alegre, pero hay que saber combinarlos y llevarlos en el momento idóneo. Opta por algunos tonos pastel o por los neutros y básicos. Eso no quita que puedas usar un color azul pero combinarlo con el resto de prendas más sencillas. Lo mismo que los estampados, siempre es mejor que sean muy sencillos y nada llamativos.

Maquillaje y peinados

La naturalidad tiene que ir en ambos aspectos. Porque vamos a trabajar y no vamos de juerga, así que, el maquillaje nude es la mejor opción. Para los peinados, podemos llevar el cabello recogido, pero no hace falta que sea en su totalidad. Podremos combinar coletas con semi-recogidos o trenzas. Ideas que tampoco requieran demasiada sofisticación.