No beses a tu hijo en la boca

Sabemos que el amor de los padres por los hijos es algo que no se puede igualar a nada, que no hay amor más grande y un montón de afirmaciones así. Pero hay que saber lo que está bien y lo que está mal en ese amor y en su forma de expresarlo, o dicho de otro modo, lo que es recomendable y lo que no es recomendable para tener una relación sana.

Besar es una muestra de afecto, de cariño hacia los hijos, algo que les gusta mucho hacer a los padres y que, podrían hacer más. Pero recuerda que, mientras que darles besos en la cara, el cuello o la frente está bien visto, darles piquitos en la boca a nuestros hijos puede crear reacciones de todo tipo.

beso-madre-hijo-boca

Una psicóloga argentina ha estudiado el fenómeno y ha declarado en muchas ocasiones que el niño no lo necesita: “son los padres los que empiezan con este hábito, no es una necesidad del niño”, y quiere destacar que son demasiados los núcleos familiares en los que se crea una costumbre natural y sana de darle un beso en la boca a los niños.

Sería bueno, para empezar, prestar atención a este detalle, ya que en cierto modo un beso en los labios tiene algo de connotación sexual y puede llegar a crear confusiones en la mente de los niños.  Los besos en los labios despiertan estímulos en zonas sensibles.

Pensemos que los niños tienen varias etapas de desarrollo, y cuando se encuentra en la fase de la etapa oral tienen sus sentidos concentrados en la boca, tal vez por eso quieren besarte y que los beses. Tú debes decidir dónde.

No querrías crear confusiones y que tu hijo decida ir besando a todo el mundo en la boca, por eso es importante marcar límites y dejar claro que los besos en la boca, socialmente, son exclusivos para el vínculo de la pareja.

No debes besarlos en la boca, entonces, ni cuando sean muy bebés. No es bueno besar en los labios a un bebé porque, entre otras cosas, la boca de un adulto está muy contaminada y transmite los gérmenes de forma inconsciente.

El beso en la boca a los pequeños se puede ver como una especie de invasión al espacio privado de los hijos y, como hemos dicho, como un acto poco higiénico por la posibilidad de transmitir bacterias que se alojan en la boca.

Comentarios de facebook

Leave a Reply

¡Síguenos en Facebook!