Niños y mascotas en la casa

¿Mascotas en casa?, cosas a tener en cuenta. Tener una mascota para la mayoría de los niños, es una tentación irresistible, siempre ha existido esa conexión entre los niños y los animales domésticos especialmente perros y gatos.

Las mascotas pueden ser una gran ayuda en el desarrollo de nuestros hijo, aunque siempre se deben tener algunas mínimas precauciones. Pero convengamos que los beneficios netos para los niños son mayores que las posibles desventajas. Veamos primero las desventajas.


Se puede decir, que hay que tener una mascota adecuada para la edad del niño. Tampoco da lo mismo (en el caso especial de los perros) si la mascota está en la casa antes del nacimiento de un niño o ha llegado después. Debemos tener en cuenta las posibles reacciones  alérgicas con su presencia.

Tenemos que considerar la correcta educación del animal para que no ataque, ante la persistencia de algunos niños. Y con los niños más pequeños, hay que educar la forma de interactuar, para evitar que compartan su comida con el animal directamente, o que lo besen y se dejen pasar la lengua por la boca, todo ello posible fuente de infecciones.

Si pensamos en las consecuencias positivas para los niños, creo que son muchas más:

El cultivo de la afectividad, aprender a cuidar a su mascota, controlar la agresividad del niño, aprender el respeto por los animales, vivir la experiencia de alimentarlo, cuidarlo, bañarlo, además el desarrollo de sentimientos positivos hacia el animal contribuye a la  autoestima y la autoconfianza  y desarrolla la comunicación no verbal y empatía.

Por otro lado, pueden mostrarles excelentes lecciones sobre la vida: nacimiento, enfermedades, accidentes, reproducción, la muerte, etc.; todas oportunidades que nos ayudarán a hablar a nuestros hijos de todas esas temáticas tan fundamentales.