Maternidad, cómo disfrutar más ser mamá

Maternidad, cómo disfrutar más ser mamá. Un título así, leído a la ligera puede resultar extraño, o dar lugar a la pregunta…¿es posible “no disfrutar”  de la maternidad o -por lo menos- no disfrutarla a pleno? Comienzo por confesarte que hace 22 años y medio que soy mamá y que a partir de ese momento, mi vida cambió para siempre.

Por supuesto que todo son sensaciones inigualables de felicidad plena…, pero al igual que sucede con cualquier otra cosa en nuestra vida que nos sacude de felicidad hasta la última fibra de nuestro ser, siempre estamos temerosos de perder, de no saber conducir a pleno la situación. Por ello, mi respuesta a la pregunta del título es una sola, muy simple y contundente: dedicando la mayor calidad de tiempo posible a tus hijos.

Podría suceder que en diálogo con algunas madres con experiencia, aparezca algún matiz de duda o desacuerdo con mi aseveración, por lo que vale ampliar un poco el concepto. No quiero decir que dediquemos todo el tiempo a nuestros hijos, sino la mayor calidad de tiempo posible, que definitivamente no es lo mismo.

Una mamá que no tenga un tiempo para sí misma, que no sienta que crece como persona por no poder estudiar o desempeñarse profesionalmente si ese es su deseo, no podrá sentirse plena… y la calidad de su tiempo quizá no sea la mejor. En mi opinión el punto clave es organizarse.

Somos muchas las mamás que trabajamos, estudiamos y atendemos el hogar; algunas tenemos la fortuna de contar con un papá compañero y que se dedica tanto o más que una al hogar y los hijos, pero no siempre es así.  Pero sea cual sea el  contexto, el tiempo de dedicación a los hijos seguramente es la “tarea” que más nos gusta.

El mejor de los  consejos es no dejar todo para último momento, planificar todo lo que se pueda con tiempo y tener “reservas” en el freezer (para esas tardecitas en que nos encantará postergar lacocinapor seguir jugando con nuestros hijos) son consejos de oro en este intento.

Comentarios
¡Síguenos en Facebook!