¿Por qué a los bebés prematuros les tejen pulpos con crochet?

Seguro que ya has visto en más de una ocasión, cómo los bebés prematuros tienen entre sus manos unos pulpos de crochet. No se trata realmente de una función de juguete sino que va más allá. Si no te lo habías preguntado hasta el momento, ahora sabrás el porqué de esas imágenes tan tiernas que ya circulan por la red.

Los bebés prematuros necesitan de todos los cuidados posibles. Más que nada para poder asegurar que su entorno sigue siendo muy similar al que tenía en el vientre de su madre. De este modo, el completo desarrollo del pequeño estará garantizado. Ahí es donde entran en juego los pulpos con crochet. ¡Descúbrelo!.

bebe-crochet

Bebés prematuros con pulpos de crochet

Cuando un bebé nace antes de tiempo, son varios los pasos que hay que seguir. Una de las mejores recomendaciones es que pasen mucho tiempo piel con piel junto a su madre. Claro que no siempre es posible, así que había que pensar en otra técnica. Tanto los que están en las incubadoras como en sus cunas, necesitan de unos pulpos con crochet.

Por todos es sabido que el bebé, en el vientre materno, suele jugar con el cordón umbilical. Algunos lo tocan y lo sujetan entre los dedos. Pero al nacer antes de tiempo, les falta ese divertimento. Así es que gracias a las patas que tiene el pulpo, servirán para que el bebé pueda sujetarse de ellas en el momento en el que lo necesite.

Quizás lo habías visto y te lo habías preguntando en numerosas ocasiones. Los pulpos con crochet son perfectos para ayudar a los bebés prematuros. Se sentirán como si estuvieran en el vientre materno.

Parece que una enfermera del Reino Unido fue quien dio la idea y desde luego, se ha convertido en toda una revolución. Realmente los pequeños sí se aferran a este detalle. Porque solo de este modo se sienten como si todavía estuvieran dentro de sus madres, con una unión casi imposible de romper. Tanto es así que ya personas voluntarias han hecho con sus propias manos pulpos de crochet.

Solo con el fin de poder ayudar a todos los bebés prematuros. Se recogen en los hospitales, pero no te creas que puedes hacer uno a tu antojo, sino que también llevan una serie de instrucciones. Por ejemplo, las patas de los pulpos no puede superar los 21 centímetros. Sin duda, es una bonita iniciativa. Ayuda a estimular y a proteger a los pequeños que han llegado al mundo tiempo antes de lo previsto. Aunque por otro lado, no hay que olvidarse del tiempo que los padres pasen con él. Unas caricias y unos abrazos de lo mismos hacia el pequeño, lo reconfortará el doble.

Comentarios de facebook

Leave a Reply

¡Síguenos en Facebook!