¿Es bueno bañar a tu bebé recién nacido?

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre es un acontecimiento de lo más alegre. Claro que una vez que tenemos en brazos a nuestro bebé recién nacido, nos asaltan muchas dudas. Aunque nos hayamos preparado para el gran momento, la cabeza comienza a hacer varias preguntas. Una de ellas es si es bueno bañarlo.

Sí, algo tan común como es tomar un baño, quizás no sea del todo adecuado para nuestro bebé recién nacido. Claro está que en muchos casos serán los padres quienes tomen las mejores decisiones. Nosotros, te vamos a contar el porqué de esta pregunta. ¿Estás preparada para descubrirlo?.

banar-bebe-recien-nacido

En primer lugar hay que decir que la piel de un bebé recién nacido es de lo más delicada. Será mucho más fina que la de un bebé de más meses o incluso que la del adulto. Es por ello que tenemos que tener una especial atención a ello. El bebé nace envuelto en los fluidos de la madre. Algo que quizás no sea de lo más atractivo al tacto, pero sí es necesario.

Dichos fluidos serán los encargados de salvaguardar su delicada piel. Es por ello que no es aconsejable retirarlos nada más nacer. Se trata de una especie de crema hidratante para ellos, una capa ácida y protectora que justamente los va a proteger que los agentes externos tales como bacterias.

Si su delicada piel cuenta con esta especie de capa protectora, ¿por qué es tan necesario bañarlos?. Simplemente podemos limpiarlos con una toallita o un paño que esté húmedo.

Son muchas las opiniones en este caso, así que dejamos que cada uno haga lo propio con sus pequeños. Eso sí, lo que no podemos dejar pasar es la zona del pañal. Sin duda, ésta tiene que estar siempre limpia. La higiene es más que importante en un lugar como éste. Porque en este caso, sí que el cuerpo del pequeño estará expuesto a numerosas bacterias.

Si decides esperar unos días para bañar al bebé recién nacido, entonces puedes pasarle una toallita por zonas como los pliegues de los brazos, piernas y el cuello. Se dice que, en un primer momento, bañar al bebé tres veces durante la semana puede ser más que suficiente. Es una manera de que el bebé se vaya acostumbrando a los nuevos cambios y temperaturas de su nuevo mundo. Una vez adaptado, entonces podemos pasar a hacer una rutina, según nuestra intuición o las necesidades que se vayan presentando.

Comentarios de facebook

Leave a Reply

¡Síguenos en Facebook!