Déjà vu o cómo nuestro cerebro predice el futuro

¿Cuántas veces has sentido que una mis situación se repetía?. Seguro que te habrás dicho eso de: “¡Ya lo he vivido antes!”. Lo cierto es que seguro, porque todo ello parte de nuestro cerebro. Todo eso tiene el nombre de Déjà vu, aunque seguro que ya lo sabías, pero aún así, hoy damos un paso más allá.

Sin duda, el Déjà vu es un fenómeno muy curioso. De ahí que los expertos no paren de investigarlo. Más que nada porque quieren llegar al fondo de una cuestión que hasta nos puede traer recuerdos de mucho tiempo atrás. Las teorías son de lo más variadas y las leyendas, también. ¿Realmente a través de estas visiones el cerebro predice el futuro?.

Déjà vu y el fenómeno relacionado con la memoria

Uno de los estudios más claros es el que determina que este fenómeno se relaciona con la memoria. De ahí que pueda suceder cuando la persona está en un lugar o escenario que se le hace conocido. Lo cierto es que el cerebro no conseguirá recordarlo de manera nítida, pero sí que está almacenado en él. De ahí que cuando estamos en un lugar muy similar al que ya hemos estado, se pueda producir este momento tan increíble.

Aunque no podamos recordar todo al milímetro, sí es cierto que para eso tenemos el cerebro. Será él quien almacene la información y nos la haga entender como que realmente lo vivimos, pero se trata de un recuerdo similar. No tiene porqué ser exacto. La sensación sí es de que ocurre todo igual, pero no se puede precisar si lo es. Muchas personas entienden el Déjà vu como una especie de cortocircuito en nuestro cerebro.

 

¿Es premonitorio el Déjà vu?

Aunque son muchos los argumentos, hay que decir que este fenómeno no predice el futuro como se puede pensar. Lo cierto es que siempre ha estado rodeado de esos momentos místicos pero Cleary ha demostrado como tanto ella como todo su equipo se han puesto manos a la obra para intentar estudiarlo.

En su estudio se utilizaron una serie de escenarios virtuales. Ahí se concretó que realmente nadie podía anteponerse a ver el futuro. Aunque sí se llegó a la conclusión de que el sentimiento del Déjà vu nos permite pensar que sí podemos ver lo que ocurrirá. Pero solo se queda en una ilusión. Parece que por el momento hay que esperar que el futuro llegue por sí solo, porque este tipo de situaciones no pueden avanzar nada del mismo.