Cómo tener el abdomen perfecto en 15 minutos

Una de las cosas que más pueden hacer que nuestra autoestima baje es la acumulación de grasa abdominal que hace que nuestro abdomen deje de estar más o menos liso. Muchas veces da igual lo que hagamos, dieta o ejercicio, no hay forma de lograr tener un abdomen plano.

Resulta que la grasa abdominal es difícil de perder y que mucha de esa grasa está almacenada debajo de los músculos abdominales por lo que es imposible deshacernos de ella bajando el consumo de calorías o haciendo muchas actividades cardiobasculares. Es algo un poco más complicado que eso.
grasa-abdominal
Vamos a ver algunos ejercicios muy sencillos con los que la grasa abdominal sí que irá desapareciendo de tu vida. Son necesarios solo 15 minutos al día para empezar a notar la diferencia con estos ejercicios.

Arco en pie: Ponte de pie con la cabeza mirando al frente. Sube las manos hacia arriba como si quisieras tocar el cielo y después inclínate hacia el frente con la espalda recta. Levanta un pie y tómalo con la mano mientras extiendes el otro brazo al frente.

Flexión lateral: Es un ejercicio ideal para ejercitar tus oblicuos y marcar tu cintura. Ponte de pie, con los pies abiertos a la altura de tus caderas, lleva la mano derecha a tu cadera derecha. Eleva el brazo izquierdo e inclina el torso hacia el lado derecho. Luego cambia de lado.

Plancha: Es uno de los ejercicios más completos, sobre todo para el abdomen. Empieza poniéndote en cuatro apoyos, con manos y rodillas en el suelo. Cuando estés preparada, eleva la cadera llevando las puntas de los pies atrás. Manten tu cuerpo sujeto solo con pies y brazos. Fíjate en que tu cadera no esté muy elevada o muy hundida hacia adentro.

Bicicleta: Túmbate boca arriba. Lleva las rodillas a 90 grados y eleva tu cabeza, sostenla con tus manos cruzadas detrás del cuello. Sube la rodilla derecha y muévela en encontrase con el codo izquierdo y luego cambia. Mantén con este movimiento un ritmo constante.

Postura de la montaña: Empieza en postura de cuatro apoyos (manos y pies) con un par de respiraciones, después eleva tu cadera de tal manera que tu cuerpo forme un triángulo. Esta postura de la montaña ayuda, a través de la tensión, a fortalecer brazos, piernas y, como debes mantener todo el equilibrio en tu punto del ombligo, también tonifica mucho la zona del abdomen.

Comentarios de facebook

Leave a Reply

¡Síguenos en Facebook!